MOYA... Fiestas, castillos y leyendas - Descubre Mi Mundo
1553
post-template-default,single,single-post,postid-1553,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive
El Arrabal, Moya

MOYA… Fiestas, castillos y leyendas

Veranos en Moya, fiestas, castillos y leyendas

“El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”

Miguel de Cervantes

-Forever Young-

Verano de 2014, un viaje en coche, música indie folk, su risa (la de javi), mis ganas, una ilusión. Descubrir una parte de las raíces del que 3 años más tarde se convertiría en mi marido.

Moya 2

Una visita cada verano se convierte en imprescindible para nosotros, pero para los lectores será una vez y en verano. Porque estoy bien segura que si os digo que os enamorareis del estilo de vida familiar y libre de este pueblo es porque a mí me conquistó desde el primer momento. 

Moya es aquel otro lugar de la Mancha que sin tener nada lo tiene todo. Paz, alegría en la voz de los niños que juegan sin peligro por las calles. Los padres de esos niños que hace 30 años estaban en el lugar de sus hijos, se tiran globos de agua para conectar con esa parte de niños que aun guardan.

El Arrabal, calor de día y fresco de noche, una casa llena de familia, noches de barbacoas en la plazoleta, noches de cine con el proyector enfocando la pared de esa casa blanca que fue de los bisabuelos de algún primo, una mantita y un bol de palomitas que pasa de mano en mano.

Cine al aire libre 2

Cine al aire libre

Los pueblos tienen un aire de libertad que todos los que pertenecen a uno saben a lo que me refiero. Esa libertad que te aporta desde niño perder la noción del tiempo, donde jugar es lo único importante.

Pero teniendo en cuenta que la mayoría de lectores que lleguen a este post no serán familia y no vendrán a vivir unos días de vida de pueblo, quiero transmitirles lo que un montón de piedras inundadas en la historia de castillos y princesas de una época medieval puede llevar a una “aldea” deshabitada a convertirse en Monumento histórico-artístico desde 1982.

Moya 3

Moya 4

En la actualidad, Moya se compone por 4 pueblos entre los que se encuentra El Arrabal a los pies de la colina de lo que en su día fue una villa medieval: El Marquesado de Moya al que pertenecían 36 municipios.
Entre los 4 (El Arrabal, Santo Domingo de Moya, Los Huertos, Pedro Izquierdo de Moya) componen una población de 170 habitantes permanentes que se multiplican con la llegada de las vacaciones de verano.

El Arrabal

En lo alto de la colina se alza la antigua Villa cubierta por lo que queda de muralla, y sus 7 puertas de entrada (2 de ellas restauradas y las otras no), en su interior el castillo en ruinas, a la espera de ser reformado. Un convento del S.XVII recién reformado y transformado en una hospedería que cuenta con la Iglesia de la Trinidad,  la casa ayuntamiento (antiguo granero municipal que suministraba cereal a los vecinos necesitados), 7 iglesias que en el pasado sirvieron como lugar para orar. Hoy en día solo una se encuentra en funcionamiento dando misa en ocasiones especiales. Se trata de la Iglesia de Santa María la Mayor.

Casa Ayuntamiento Moya

Iglesia de Santa Maria la Mayor

Iglesia de San Miguel, que hoy en día aguarda el solar que tiene función de cementerio.
Iglesia de San Bartolomé, completamente abandonada desde 1936, momento en que entró en decadencia y que en verano de 2017 se inicia un proceso de apuntalamiento para en septiembre comenzar con otro arqueológico, retirando escombros, y procediendo a un proyecto arquitectónico.

Iglesia de San Bartolomé

Iglesia de San Pedro de la que quedan escasos restos y cuesta identificarla como tal.

Tocar sus paredes, murallas o piedras implica retroceder en el tiempo, vivir la gloria del S.XVI de estas tierras.
Pero como todo en la vida, las cosas suben y bajan y llegó el S.XVIII para acabar con la época dorada del Marquesado de Moya.

Castillo de Moya

¿Porqué escribir una entrada ahora, porqué este año? ¿Por qué si vamos cada verano no había escrito una entrada antes?
¡Porque este año es especial! Es mi primer Septenario.

EL SEPTENARIO

Una fiesta celebrada cada 7 años desde 1639, un fiesta muy especial que se hace esperar, provocando que todavía se viva con más intensidad y alegría.
La espera del Septenario se hace larga para los habitantes de la zona que llevan tiempo preparándose para sacar a la Virgen de Tejeda de la iglesia del Monasterio de Tejeda en Garaballa y pasearla en romería con mucho arte y gracia por los pueblos de Garaballa, Landete, Los Huertos y Moya, mientras un grupo de 8 danzantes hacen las delicias de un festejo que conmemora el aniversario de una sequía que se prolongó hasta el punto de reunir a hombres y mujeres vecinos de aquellas tierras para acudir a la virgen de Tejeda y solicitar llevarla a Moya.
La misión era honrarla y rendirle culto durante 9 días, rogando que cayera agua del cielo para humedecer la tierra seca y ayudar a las cosechas.
Tras subirla a Moya y realizar las oraciones comenzó una lluvia que permaneció durante 7 días y desde entonces viene celebrándose el septenario que aunque comenzó con una humilde subida de una virgen solicitándole ayuda en el mes de junio, se ha convertido en una preciosa tradición que mantiene a muchas familias y amigos felices de compartir un septenario más, actualmente en septiembre y no en junio como acostumbraba a celebrarse en un inicio.

¿CUÁNDO?

Este próximo Septenario se celebrará el día 16 de Septiembre de 2018 que comenzará con la salida de la virgen del Monasterio de Tejeda en Garaballa a las 06.00h de la mañana y recorrerá los 18 km con sus paradas en las “mesas” que se encuentran en varios puntos del recorrido, puntos donde los danzantes efectúan sus bailes al son de las castañuelas y bastones, ante la atenta mirada de una virgen vestida de gala y los vecinos colindantes de las tierras de Moya.

El festejo culminará el 26 de septiembre con la bajada de la virgen, de vuelta a su hogar en Garaballa.
Aunque durante la semana del 17 al 25 se realizan varias actividades que incluyen la presentación del pregón, de las damas, el maestro de  los danzantes y los danzantes, la reina de fiestas, cena y verbena, disco móvil, varias misas, exposición de pinturas, inflables para los niños, carrera popular, obra de teatro, chocolatada para merendar y muy a mi pesar (es la parte que no me gusta de las fiestas de los pueblos), corrida de toros. Algo que bajo nuestro punto de vista debería de eliminarse pues no es respetuoso hacia la vida de un animal pero son tradiciones muy arraigadas a los pueblos y supone un reto acabar con esto.
El mercado medieval que casi a diario acampa durante el septenario es llamativo y vistoso. Con explicaciones sobre como usaban la espada en la época medieval o talleres sobre la escritura.

Y ahora mi punto de honestidad con todos los lectores. Explicarles lo difícil que me resulta escribir sobre algo que no he experimentado y que me guío por las sensaciones y emociones de familia y amigos que han vivido las fiestas. Sé que me encantarán porque todo lo emocionante que resulta una fiesta me encanta pero siempre me ha costado mucho escribir sobre momentos o lugares del que no tengo vivencias al respecto.

Si quieres conocer más lugares por la zona para visitar, pegarte un baño en las frescas aguas de río o perderte en el bosque en busca de aventuras con niños, descubre nuestra lista de lugares de interés en la Serranía de Cuenca y completa tu visita por los alrededores de Cuenca.

 

¿Y DE COMER?

De comer, la rica gastronomía de la provincia de cuenca. Tienen varios platos típicos de la zona como el Ajo Ariero,  parecido en aspecto a un puré de patata, espeso. Elaborado con patata, bacalao y huevo, muy bien mezclado y perfecto para comer templado y acompañado de pan.

Morteruelo y Ajo Arriero

El Morteruelo, una especie de paté caliente, perfecto para comer con pan o tostadas aunque es más espeso y grumoso. Elaborado con carnes de caza trinchadas, contiene perdiz, codorniz, liebre, cerdo y conejo. A esta base se le añaden hierbas aromáticas como el tomillo o el romero que le dará un toque de montaña. Es bastante copioso así que recomendamos pedir un plato para picar entre dos.

Morteruelo

Siempre que venimos a Moya disfruto comiendo esto dos platos tan sabrosos aunque calóricos. Mejor al medio día que por la noche así tu estómago no se resentirá.

Los Zarajos, es una exquisitez para el paladar de muchos, pero no para el mío ya que me resulta muy fuerte de sabor.

Si queréis probarlos quizá sea mejor que no sepáis qué contiene su elaboración, de esta manera podréis ser justos opinando sobre su sabor. Aunque me siento algo responsable de que cada uno escoja probarlo sabiendo qué se está llevando a la boca.
Se prepara con las tripas del cordero formando un nido parecido al de un pájaro. Se cocina con el propio jugo que desprende esta parte de casquería del animal y sin más añadidos que éste, le aporta un sabor fuerte como ahumado.

El resto de platos típicos de la zona, al no haberlos probado prefiero no contemplarlos en esta entrada, así que con este final me despido. ¿No os ha entrado hambre?…

¡QUE APROVECHE!

No Comments

Post A Comment