Perderse en CECOS, paraíso verde de Asturias - Descubre Mi Mundo
378
post-template-default,single,single-post,postid-378,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive

Perderse en CECOS, paraíso verde de Asturias

“La carretera se convirtió en una gran nube blanca, esponjosa, azucarada y deslizante.
Allí se hundían las huellas más tiernas del campo de Cecos.”

-Follow River-

Buenos y dormidos días o noches porque no piensa amanecer hasta dentro de dos o tres horas. Ya estamos levantados que no quiere decir que estemos despiertos aunque sí de muy buen humor, ¡Asturias nos espeeeera!
Cargamos el coche, dejamos la calefacción de la casa puesta, pues en 4 días estamos de vuelta, regresaremos a Fuentelsaz, (Pincha aquí para leer la entrada de Fuentelsaz) donde haremos noche para descansar y volver a Barcelona al día siguiente.

De viaje 1

En marcha…
Tenemos intención de llegar sobre las 14.00h, así aprovechamos la tarde  para visitar alguna localidad de Asturias.
Sí, tenemos por delante 7 horas de camino pero se pueden volver muy interesantes si los temas de conversación son entretenidos y la música es como mínimo pegadiza.

Así pues iniciamos el recorrido con música Disney y su… Ahh cigueña wabarichibaba ( para los que no sois fans de Disney, es la canción del inicio del Rey León, la presentación del pequeño Simba al resto de animales de la Sabana ).
Seguimos a oscuras por la interminable carretera, ahora conversamos un rato esperando encontrar algún animalito cruzando la carretera pero nada, de momento no hay suerte.

De viaje 2

Tras tres horas de oscura conducción y llegando a Aranda de Duero, hacemos una parada en una taberna y nos comemos una buena y sabrosa dosis de calorías y colesterol.

De viaje 3

De viaje 4

¡¡VIVA EL COLESTEROL!!

2 huevos fritos con morcilla y pimiento y 2 huevos fritos con chorizo y pimiento. Esto si que es un buen almuerzo para combatir el frío.
Seguimos la rutilla pasando por Burgos, Valladolid, pueblos conocidos…

…Y llegamos a León, aquí empieza la fiesta. Son las 12 y pico del mediodía, tomamos la ruta que nos indica el GPS, y cuando ya sólo nos quedan 40 km para llegar a Cecos, nuestro destino de descanso asturiano, nos encontramos con una carretera así de blanca.

De viaje 5

De viaje 6

No hay problema, contra el hielo y la nieve… CADENAS!
Somos previsores y hemos venido equipados. Dos tipos de cadenas distintas, algunas nos harán el apaño.
¿Os parece que hay mucha nieve? Pues esperar a ver…

De viaje 7

Nos toca dar la vuelta y a por otro recorrido, 150 km hechos en dirección Cecos para volverlos a hacer en dirección contraria.
10 horas más tarde seguimos conduciendo, agotados y de mal humor decidimos parar a tomar un café. El sitio elegido para retomar fuerza con la cafeína es un bar de pueblo dónde el camarero resulta ser muy simpático, un señor de unos 60 y pico de edad, de constitución grande como los armarios de roble del Ikea y un acento gallego de lo más divertido quien no duda en indicarnos cuál es el mejor recorrido por dónde no encontraremos mucha nieve.

En realidad el viaje está resultando ser una auténtica aventura y lo cierto es que me apasionan los viajes así pero el cansancio nos está dejando machacados.

Oscureciendo llegamos a una carretera que nos lleva a Cecos. La AS-348 que perfectamente se podría llamar Curvilandia, Tan siquiera tiene un tramo de quitamiedos que nos proteja además la carretera está llena de nieve por los laterales y el centro helado donde las ruedas patinan.

De viaje 8

Javi, sus contracturas, mi mal humor y yo por fin llegamos a Cecos. Sin ninguna duda, llegamos y aparcamos el coche en medio de la carretera.
Lo de carretera por llamarlo de alguna manera, nos bajamos y nos hacemos una foto con el cartel de entrada al pueblo.

De viaje 9

Que gran satisfacción la de llegar!

Este pueblo es mágico, así lo describimos los dos, parece un pueblo sacado de un cuento de hadas. Es el pueblo de Bella, la joven enamorada de la Bestia. Le pones la biblioteca, a Gastón paseando por las calles y los pueblerinos comprando el pan y cantando “Bonjour, ça va” y ya lo tienes, Disney se inspiró en Cecos.

Es el paraíso en medio de las montañas, Cecos rodeado de raíces que convierten el suelo en una escalera natural, troncos de árboles humedecidos por las millones de gotas que resbalan de hoja en hoja deslizándose hasta llegar a la corteza, olores de resina y humedad, y una capa de niebla que envuelve de misterio y magia sus colinas. Un bosque para perderse y quedarse a vivir en el regazo de un árbol en compañía del centenar de animales que viven cobijados por la fresca y verde naturaleza.

En Cecos

Me quedaría allí mismo a vivir y me convertiría en Bella!
200 fotos más tarde decidimos entrar en la casa rural y… Dios, ¡que habitación más chula y qué amabilidad! Nos hospedamos en el  Hotel Xana Cecos donde nos dan la bienvenida con unos bombones muy ricos que nos esperan encima de la cama y un pedazo de colchón de esos en los que se duerme maravillosamente bien y más después de 12 horas al volante. Pero sobre todo lo mejor son las vistas, vistas al bosque infinito, al verde más puro y al aire más fresco.

En Cecos 2

La última imagen de la derecha es una representación de los animales que habitan en estas tierras, las ovejas asturianas.
Unas cuantas tonterías más, bañito, cena y a dormir, os aseguro que estamos cansados.

¡¡Hasta mañana!!

No Comments

Post A Comment