Vanlife, del movimiento hippie a la generación millennial
1816
post-template-default,single,single-post,postid-1816,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive
Del Verano del Amor Hippie a la Generación Millennial en Vanlife

Del VERANO DEL AMOR HIPPIE a la GENERACIÓN MILLENNIAL en VANLIFE

¿En vanlife? ¿Qué tiene que ver el verano del amor del movimiento hippie con la generación millennial que coge su furgo y a vivir la vanlife?

“Aquellos que están lo suficientemente locos como para creer que pueden cambiar el mundo son quienes lo cambian.”

Steve Jobs

-San Francisco-

¿Un estilo de vida, una aventura, un viaje, encontrarse, conocerse a uno mismo o simplemente un cambio de aires?

Cada cual se identifica con su porqué le ha llevado a vivir viajando y en constante movimiento, viviendo la vanlife.

Bus Verano del amor

Grandes filósofos y científicos (Heráclito, Darwin, Einstein…) decían que la vida era un constante movimiento, pues así se la han tomado muchos jóvenes  (entre los que nos encontramos nosotros) que cansados de este sistema tan aburrido que solo favorece a unos cuantos ricos mientras destroza a la mayoría de personas, hemos decidido coger nuestra casa con lo indispensable y alehop… Alejarnos del sistema para vivir la vanlife, una vida en comunidad, en la naturaleza y activar la chispa del conocimiento, pero del de verdad, de ese que uno experimenta en sus carnes.
Como cuando algo que ves te penetra en los poros de la piel dejándote tatuada una huella imborrable, o como cuando experimentas alguna vivencia que ejerce una presión desde las mejillas hasta las orejas haciendo que cada vez que lo recuerdes vuelva esa presión llamada sonrisa.

Millennial nómada

Pues eso. Al final los libros están muy bien y te enseñan cosas, cosas maravillosas y geniales. ¿Pero y lo que te enseña la vida? Waaaa eso sí que es una pasada.

Una vez leí en un aeropuerto… “Aquí puedes coger un avión para hacer un pequeño viaje, pero el gran viaje va contigo y se llama vida”.

Creo sencillamente que pasamos demasiado tiempo encerrados  en una misma cultura, en unas mismas tradiciones, misma rutina y mismos quehaceres y sino echa un vistazo:

  • De los 3 a los 18 años estudiamos en el colegio e instituto, con la misma gente, mismos libros que repiten lo mismo pero un poco más ampliado, en el mismo centro o como mucho cambiamos una o dos veces para ir de la escuela al instituto.

 

  • De los 18 a los 22 vamos a la universidad, a veces con la misma gente o algunos con quienes hemos pasado nuestra infancia y parte de adolescencia, a veces conoces gente así que abres nuevos horizontes y con mucha suerte y si eres lanzado, hasta puedes irte de Erasmus, pero créeme si te digo que durante ese año de Erasmus es más posible que te rodees de otros de tu mismo país y cultura que no que te abras a conocer la cultura de ese nuevo país.
    A parte de que los Erasmus solo se pueden cursar en países Europeos, así que tampoco es que vayas a abrirte a experimentar un gran cambio cultural durante ese año de curso.

 

  • De los 22 a los 65 trabajamos. Muchos entran en una misma empresa con la perspectiva de aprender, aportar algo a la empresa, dejarse aportar, ganar algo de dinero y después ir por libre, a veces después de eso pretenden cambiar a otra empresa para seguir aprendiendo pero hay ocasiones en las que el sistema te atrapa con sus hipotecas, sus préstamos con intereses bajos, sus ¡cómprate ese coche nuevo que vas a tener un hijo y necesitas más espacio!, una casa más grande que ya llevas muchos años en esta y aquella es mejor, tiene terraza y barbacoa… y nos vamos complicando la vida y llegas.

    ¿Llegas a  los 65 y qué energía te queda? La justa para un pedo, o no. También es posible que llegues con ganas de viajar, de conocer lo desconocido pero mis alrededores me cuentan que las personas de 65 suelen llegar con más bien poca energía, algún que otro achaque y una cosa conocida como modorra y/o algo con lo que muchos mayores se sienten identificados, la estabilidad. Eso que los ata a un lugar por miedo o pereza.
    ¿Pereza de vivir? Bueno no sé exactamente a qué se le tiene pereza a esa edad.

 

Pero lo que está claro es que nuestra edad no es la de nuestros padres ni el momento  social o histórico.
Por ejemplo, mi  madre, máxima responsable de mi educación y valores a parte de las muchas otras personas que han compuesto mi vida y los millones y millones de vivencias que he experimentado hasta la fecha, vivió otros acontecimientos. Ella habla de una sociedad minada de jóvenes que salían a las calles reivindicando sus libertades, sus derechos, el verano del amor se vivía muy lejos de España, tras el charco, en la otra punta, en San Francisco donde ya se experimentaban los road trip de estilo vanlife. Pero sin ser aquí el Verano del Amor, se avecinaban cambios. Y tan cambios, ¡Españoles, Franco ha muerto!

San Francisco

Summer of Love

Mi madre nació en el 58 y yo nací en el 88. Como os podréis imaginar ni culturalmente ni socialmente ni históricamente hemos vivido lo mismo.
En 20 años una gran crisis ha devastado a una sociedad,  la era digital se ha apoderado de todos nosotros, ¿estamos más conectados que nunca pero a qué?
Las personas de mi edad cuando se hablan difícilmente se miran a la cara, en muchas ocasiones hay un smartphone de por medio o un smartwatch (reloj inteligente). Sin embargo en una era cada vez más conectada hay más índices de infelicidad.

Vivimos un despertar de una sociedad callada a golpe de entretenimiento, (pan y circo, chicos). Por otro lado, estamos la generación Millennial, a veces muy criticados y otras avalados, empujados a ser lo que nuestros padres querían que fuésemos o lo que un sistema espera de nosotros, productividad.
Grandes trabajadores ejemplares con una carrera universitaria, un master y doctorado, con un puestazo de director y cobrando un sueldaco increíble. Lejos de eso, hay millones de jóvenes parados con esa carrera y master que tanto desearon nuestros padres. Trabajos precarios y en un país donde pagando los mismos impuestos cada día hay más servicios privatizados.

 

¿Y a los Millennial nos llaman inconformistas? Pues que alegría, nos queda eso y muy felices.

Entonces surge un movimiento revolucionario, el de tantos y tantos nacidos entre las décadas 80 y 2000 que deciden dejarlo todo y vivir la vanlife.

Sí, cuando digo todo a veces me estoy refiriendo a abandonar con casi 30, o los 30 ya cumplidos, la casa de nuestros papás, largarnos y emprender un negocio digital. Ya que estamos con esa conectividad tan desconectada, aprovechémosla. Adaptar una furgo a un hogar y descubrir el mundo como nómadas.

Vanlife 1

Ya no se necesita marihuana ni LSD para expandir la mente o hacer un viaje de ácido, ahora solo se necesitas haber nacido entre 1980 y 2000 para tener el poder creativo de atraer ese estilo de vida que frecuentaban los hippies: Libertad, Desobediencia por el sistema, ecologismo, amor libre, revolución sexual, meditación, rechazo al consumismo, y simplicidad voluntaria. Y todo ello a bordo de una furgoneta o autobús recorriendo el mundo entero, (vanlife).

Ken Kesey San Francisco Verano del Amor

Ahora todos esos padres nuestros abren sus ojos, miran hacia adelante y contemplan lo que se llama felicidad. Sus hijos viven diferente pero son felices y la felicidad como ya sabéis es contagiosa.
Aunque muchos siguen pensando que lo que se tiene que hacer (el deber) es prioritario a la felicidad, otros aceptan que la felicidad está por encima y que más vale vivir con poco que vender tu vida a cambio de dinero.

Eso es justo lo que decidimos nosotros, vivir con poco y disfrutar de nuestro tiempo a nuestro antojo.

Vanlife

Vanlife 4

vanlife 2

Hippie Festival (2)

Sigue nuestro verano del amor eterno hippie  a bordo de un autobús en nuestra cuenta de instagram @guspirathebus 

Si quieres saber que nos ha llevado a convertirnos en nómadas, echa un vistazo a nuestras 10 RAZONES POR LAS QUE CONVERTIRNOS EN NÓMADAS

Vanlife 3

No Comments

Post A Comment