Vivir Ecológicamente

VIVIR ECOLÓGICAMENTE

VIVIR ECOLÓGICAMENTE… VIVIR FUERA DEL SISTEMA

“La Tierra proporciona lo suficiente para satisfacer las necesidades de cada ser humano, pero no la codicia de cada uno”

Gandhi

-Shallow-

Así es, vivir ecológicamente hoy en día es aprender a vivir fuera de este sistema. En este sistema capitalista no hay cavidad para la ecología, al menos mientras se siga premiando a las empresas por explotar los recursos naturales para hacer más ventas y para bajar sus costes, en vez de premiarlas por ser más ecológicas.

La ecología debe empezar en nosotros mismos, si tu no sigues a tu corazón, no estás siendo honesto contigo mismo, por lo tanto no eres ecológico. A veces escucho a gente decir que recicla, que no compra productos envasados en plástico y que es muy ecológica pero yo pienso que va mucho más allá. Por supuesto eso está genial pero hay mucho más, por ejemplo respetar cualquier forma de vida de cualquier ser vivo, no solo entre personas, también con los animales, plantas.
Porque si eres ecológico y tienes una planta en casa es tu responsabilidad cuidarla, regarla… 

Nosotros a medida que iba pasando el tiempo, nos dábamos cuenta que era más nuestra responsabilidad cuidar nuestro entorno, poner nuestro grano de arena, tomar decisiones y ser responsables con nuestros actos, eso para nosotros es vivir ecológicamente.

Los políticos no iban hacer nada, así que puestos a esperar a que gobernase un partido honrado, honesto, el cual terminase por no poder cumplir con sus expectativas por motivos del sistema, pues que mejor que empezar a cambiar nosotros.

Vivir ecológicamente (1)

Vivir ecológicamente (3)

Vivir ecológicamente (2)

Siempre he pensado que es muy injusto lo que hacen empresas como Zara, pagar sueldos míseros en otro continente para ahorrarse costes, pero también he pensado que si la gente deja de comprar en Zara y exige que se comporte de forma ecológica, se verán obligados a cambiar sus acciones. Al final, aunque nos cueste reconocerlo, el poder lo tenemos nosotros, los ciudadanos. Lo que pasa es que es más cómodo culpar a los demás que responsabilizarnos de nuestros actos y cambiar cosas.

En mi caso, un acto de responsabilidad conmigo misma y de ecología con mi corazón y la vida que me han regalado mis padres, es seguir esas sensaciones tan maravillosas que se sienten en el estómago, siempre sin perjudicar a ningún ser de este planeta.

Exfoliante ecológico

Hay sensaciones que te dejan sin aliento, son las famosas sensaciones de ¡Woouuuu!. Esas que sin buscarlas, las encuentras, que contagias con la sonrisa, que iluminan los ojos y que cuentan historias. Son esas sensaciones que te dan un empujón para vivir y que hacen cantar al corazón. A veces las sientes por segundos, otras decides convertirlas en actitud y vivir con ellas.

Cuando decides convertirlas en actitud sientes un tambor en el estómago que baila empujando a millones de células sanguíneas a recorrer tu cuerpo, causando un alboroto de cosquillas.

Esa es la sensación, incluso huele a alegría. A mi el olor a alegría me recuerda al coco, concretamente al coco que se come en una playa desierta con selva y arena de playa revueltas. Y esa es una de las cosas que no cambio por nada del mundo. Bueno no la cambio pero la compartiría con un café con leche calentito viendo amanecer desde el pedazo ventanal trasero de Guspira. Sí, un ventanal que inspira a soñar.

Hace 3 años decidí que no quería vivir más como el resto de la mayoría de mortales. Con la única ilusión de las vacaciones o algún nuevo objeto que ha salido al mercado que al cabo del tiempo acaba sumergido en algún cajón olvidado o en una basura, (véase el Ipod). Esperando llegar a final de mes para cobrar un sueldo que rápidamente se va a gastar. Al final la compra de objetos sin sentido no se basa en ecología alguna.

Entonces me di cuenta que cada vez que planificábamos un nuevo viaje, me venían esas ganas de conocer una nueva cultura, nuevo arte, nuevo idioma, de ampliar mi vida, mi historia y cuando llegaba el momento del viaje, llegaba con él la sensación “Wooouuu” que os he descrito antes.

Viajar ecológicamente 1

viajar ecológicamente

Comenzamos a viajar un montón, aprendimos qué nos gustaba de viajar, y qué no nos gustaba y a partir de ahí empezamos a buscar información. Familias que vivieran viajando.

Porque al principio nos picó la curiosidad. ¿Habrá gente que dedique su vida a viajar? Pero no por trabajo sino por diversión, ocio, por amor.

Sí, había familias enteras, parejas, y todos ellos viajaban de distinta forma, unos haciendo autostop con la mochila a cuestas, otros acompañados de una moto, en coche, autocaravana, hasta en un coche antiguo como nuestra familia inspiradora, la Familia Zapp. Con ellos se materializó nuestro sueño, hablan del miedo y lo transforman en amor, hablan de otras culturas y las transforman en amor y es que todo lo que desprenden es amor.
O nuestros amigos de Verde por Dentro que viajan por el mundo en una camper, desmontando el mito que para viajar se necesita mucho dinero, lo hacen con gracia, estilo y amor por el planeta, su nombre muy ecológico y es que todo lo que hacen es pensando en verde.

Otros amigos con los que nos sentimos profundamente identificados son la pareja que hay detrás de The Van Effect, ellos son Laia i Aitor, nómadas, conectados a la naturaleza, y amantes de un sistema más ecológico, apoyan un sistema libre de explotación. Viven y trabajan desde su camper handmade hecha por ellos mismos. Hace muy poco han inaugurado su tienda Eco Van Store con productos muy útiles para el día a día, productos sostenibles, ecológicos, justos con el comercio. Nuestra tienda preferida para nuestro estilo de vida nómada. Y esperamos que pronto se animen con algunas prendas de ropa interior y ropa casual.

A nivel familiar pero con mucha ecología para enseñarles a sus hijos a través del amor por el planeta está la familia de La Furgoteta, familia que nos inspira a encontrar recursos a nivel educativo para cuando ampliemos la familia nómada. 

En cuanto a proyectos sociales, somos unos enamorados de leer todas las entradas que publican en su blog, nuestros amigos de Viajando Nuestra Vida. Escriben sobre la manera de viajar, viajan colaborando con proyectos solidarios y forman parte de ser el cambio que queremos ver en el mundo. Leerlos es adentrarse en un mundo maravilloso de consciencia y cariño hacia culturas y países, y no os perdáis la camper que se están haciendo, además te enseñan paso a paso como hacerla.

Y aunque hay familias viajeras que me apasionan y con las que me siento identificada, en esta entrada sobre vivir ecológicamente no podía faltar un blog que me ha llegado al corazón en la que una de sus protagonistas busca mejorar la calidad de nuestras mascotas en cualquier parte del mundo. Ellos son los creadores de Viajeros Perrunos, y Cocaí nos tiene robados el corazón, es una auténtica aventurera mochilera de 4 patas. Ha viajado por toda América con su compañero de vida Roberto y juntos escriben sus anécdotas recorriendo este continente y consejos, opciones y formas de viajar con perro.

Con toda esta inspiración era imposible vivir hipotecándonos, esclavizando nuestra vida a un horario laboral impuesto y siguiendo unas reglas absurdas que solo generan dinero salido de la especulación con la que funciona el sistema capitalista y la deuda.
Nosotros cogemos a Guspira, nuestra casa rodante y vamos a vivir ecológicamente todo lo que podamos y más por nuestra madre tierra.

Ducha natural ecológica

 

Todos estamos en el mismo barco de ser el cambio que queremos ver en el mundo ¡Únete!

 

No Comments

Post A Comment