ASTURIAS (Cudillero – Cabo de Peñas)

“Sentado en la barra del bar bebiendo carajillo de orujo de hiervas, contando historias de una tierra de pescadores, de mujeres tejiendo redes, de una muller de Cudillero, sonriendo con barba tosca y pipa se emocionaba recordando tiempos en los que los niños le cantaban a la libertad y gritaban en el Cabo de Peñas.”

-Mixtape-

Seguimos con nuestro viaje sobre mojado. Camino de Cudillero encontramos un prado que grita LIBERTAD, como es tradición paramos a saltar, a gritar unos “te quiero” allí en medio de la húmeda y fresca hierba, nos daban ganas de revolcarnos prado abajo, no me mal interpretéis, cuando digo revolcarnos me refiero a rebozarnos con el césped como una croqueta. Unas fotos, unos saltos y seguimos con la conducción.

Cudillero y Cabo de Peñas

Cudillero y Cabo de Peñas 2

Las necesidades básicas aprietan y comenzamos a tener hambre y ganas de ir al baño. Por suerte llegamos a Cudillero. Nos animamos rápido a llamarlo como lo hacen allí, Cuideiru (entonación gallega).

Directos a comer y después ya visitaremos el pueblo… no es muy complicado encontrar un buen restaurante con un menú apetitoso, pues todos los que vamos viendo tienen un menú del día con una pinta impresionante y de todos sale un olorcito que se te hace la boca agua.
Nos decantamos por una taberna asturiana, concretamente la Sidrería El Remo localizada en la calle Fuente de Abajo, 9 en Cudillero, con un menú de 12 euros con 5 primeros y 5 segundos para escoger, además del postre, café y un vino blanco de la casa. Sidreria el Remo

Lo teníamos complicado para decidirnos porque todo tiene un aspecto de lo más delicioso. Nos decidimos por un pulpo a la gallega para Javi y unas gambas con ajo y perejil para mí. Una de las mejores cosas de comer este tipo de platos es poder mojar el pan en el aceitito con sabor gambíl.
De segundo nos van a deleitar con unos huevos estrellados con chorizo y patatas fritas y para mí unos calamares. Os puedo asegurar que todo está muy muy bueno. Evidentemente no esperábamos menos, pues Cuideiru es un pueblo pesquero que además de ser precioso, es conocido por su gastronomía a base de pescado y marisco fresco.

Comer en Cudillero

Lo cierto es que no tengo ni la más mínima idea de si Cuideiru es conocido por su gastronomía o no, pero si no lo es os aseguro que lo podría ser porque está todo exquisito.

Así que hago una especial publicidad de este bonito lugar del que posteriormente os explicaré más detalles.

Confieso que al beber vino estoy un poco chisposa, y eso que sólo me he bebido dos copitas así que me vendrá bien dar un paseo a la fresca.
Puesto que hacemos colección de imanes de cada lugar que visitamos nos ponemos en marcha para buscar una tienda de souvenirs y damos con una bastante rápido así que el tiempo restante lo tenemos para visitar el pueblo.

Cudillero Asturias

Aquí tenéis una imagen de Cuideiru  y aunque sale un poco nublado porque ya os digo de antemano que desde que hemos llegado a Asturias no me he quitado el chubasquero, finalmente salió el sol. Ahí va una prueba de todo el sol que salió.

Cudillero Asturias 2

Cudillero tiene también algo que lo hace único, especial y precioso y es su faro. Un faro que no me importaría que se convirtiera en Macorina, un hotelito parador con encanto muy familiar y coqueto, rodeado de naturaleza donde escribir y convertirme en una buena novelista… Bueno ya bajo, ya bajo a la tierra!

Cudillero Asturias 3

Tras visitar el pueblo y esperar que se me pasara la chisposidad del vino, cogimos carretera y manta y en búsqueda del último paraíso que teníamos por visitar hoy, Cabo de Peñas que no es lo mismo que Peñas de Cabo, de hecho esta última ni existe pero es por ponerle un poco de humor.

Cabo de Peñas

Después de nuestra foto de rigor cartelera y de unas cuantas curvas más una larga e interminable carretera con final en el cantábrico llegamos al Cabo, Cabo de Peñas donde encontramos una reserva natural que rodea todo un faro igual o más bonito que el de Cudillero.

Cabo de Peñas 2

Paseamos, hacemos una pequeña excursión por la reserva y vemos algún gurripato.Seguramente no conocéis esta especie de pájaro/pato que se sumerge en el mar y no sale hasta pasados varios segundos, de color negruzco y pico largo. Su nombre científico lo desconozco, incluso desconozco su nombre de pila pero yo le he encasquetado el de gurripato y le queda que ni pintado.

Siento mucho la calidad de mis imágenes, aun puedo dar gracias que pude hacer muchas de las fotos que veis aquí porque llovía y nuestra cámara es una cámara compacta para capturar imágenes de recuerdo, sobre todo para recordarnos el buen y generoso tiempo que nos hizo.

Cabo de Peñas 3

Cabo de Peñas 4

En sitios como este comienzas a apreciar el sonido de la lluvia caer y rebotar de una planta a otra, de las olas del mar rompiendo contra las rocas, hasta el sonido de un pájaro al sacudir sus alas volando, aprecias cada olor, el de la hierba mojada, el de mar bravío, el de tierra húmeda por la lluvia. En la naturaleza se vive mejor, los colores son más vivos, más intensos, la libertad de ser, hacer y pensar, la independencia en todos los aspectos y quizá es cierto que se pierden comodidades pero a cambio de ganar una vida mucho más rica de paz, de armonía y libertad. Así es como yo lo siento.

Cabo de Peñas 5

Y de vuelta a la casa de Cecos, que ahora tenemos 200 km bien ricos por delante, suerte que al llegar nos espera una bañerita, cena y descanso nocturno.
Mientras estábamos volviendo nos topamos con un cielo de lo más espectacular, un cielo de lo más parecido al fuego.

Cabo de Peñas 6

Igual que nosotros haremos en breve, el sol también se despide dejándonos una imagen como esta. Los amarillos y naranjas dorados se apoderan del cielo atravesando los espacios que las nubes le permiten. Un cielo majestuoso ardiendo de poder. Aquí todo es muy poderoso, el mar, el cielo, el sol, la lluvia, hasta los halcones que se nos van cruzando por delante del coche mientras conducimos cruzando algún bosque frondoso.

Cabo de Peñas 7

Con esta imagen así de felices y contentos nos despedimos hasta mañana. Mañana más, con nuevas vivencias y un nuevo recorrido para descubrir.

No te pierdas nuestro paso por Cecos y Luarca y como surgió nuestro sello de identidad del blog con los carteles.

 

-Perderse en Cecos, paraíso verde de Asturias

-ASTURIAS (Luarca)

No Comments

Post A Comment