BOICOT AL PLÁSTICO

Boicot Al Plástico

“Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo…”

-Bruises-

Hoy en día, por triste que nos resulte a todos aquellos que amamos las cosas naturales, el planeta… la realidad es que el plástico forma parte de nuestra vida, tanto o más que los alimentos, está presente en todo nuestro entorno. Lo encontramos envolviendo los alimentos (pescado, carne, fruta, verdura…), pajitas, envases de champú, gel, pasta de dientes, cuchillas de afeitar, desodorante, pañales, cepillos de dientes, y hasta envolviendo los alimentos.

Boicot Al Plástico

El problema va mucho más allá de la contaminación de nuestro hogar, de nuestro planeta tierra. Se ha introducido de lleno en nuestro cuerpo, provocando graves problemas de salud. Hablamos de los microplásticos.

¿Cómo es que podemos encontrar microplásticos en nuestro cuerpo, en nuestro intestino?

Esto ocurre porque la mayoría del plástico termina en nuestros mares, la erosión del mar provoca que se vayan desgastando y se conviertan en partículas de plástico muy, muy pequeñas, y estas son confundidas con el plancton por los peces. Peces que a su vez son comidos por otros peces más grandes.

Y así es como el plástico que elabora el ser humano viene de vuelta a su cuerpo. Porque comemos pescado que a su vez ha comido plásticos que hemos tirado al mar.

Cuando era muy pequeña y tiraba algo al suelo, mi abuelo y mi madre corriendo me pedían que lo recogiera y me preguntaban si me gustaría que ellos tirasen su basura en mi habitación, donde yo descansaba y jugaba, no era una acción respetuosa.
Así aprendí que del mismo modo que no me gusta que tiren basura donde yo me siento bien, no debía hacerlo en la casa de otros seres vivos.

Luego fui creciendo y fui sintiendo que mi verdadero hogar no eran las paredes en las que yo habitaba sino los bosques, lagos, océanos donde yo me sentía tan libre, tan yo, y allí es donde justamente cada vez había más basura, más plásticos.

Año tras año me viene a la cabeza la misma pregunta, ¿no podemos vivir sin plástico? ¿No se puede sustituir el plástico por elementos biodegradables, sostenibles con el medio ambiente?
Mi abuela, e incluso mi madre siempre cuentan que hacían la compra con un capazo, una especie de bolso de mimbre o esparto tejido con hojas secas de palma, la bolsa del pan era de tejido de algodón y cuando salías a hacer la compra te llevabas tus propias bolsas. El pescado y la carne te la envolvían en papel, un papel grueso que se llamaba de estracilla y era biodegradable, de hecho si lo metías en agua se acababa deshaciendo.

Cesta de mimbre @larala_bags

¿Y el señor del agua? A este señor lo he conocido hasta yo, el  señor del agua en Sabadell era el señor José Marcet, que repartía agua por las casas de Sabadell, lo viví  hasta mis 8 o 9 años. Era un hombre que una vez a la semana traía unos bidones de cristal llenos de agua, bidones que se han puesto de moda a nivel decorativo. Pues a mi casa los traían llenos de agua y la siguiente vez que los volvía a traer se llevaba los vacíos, también nos traía las botellas de sifón que también vuelven a estar de moda para decorar algunas cocinas o terrazas.

Garrafas de cristal de 16 litros

Poco a poco las botellas de plástico y las garrafas de 5 litros de plástico fueron quitándole el negocio a los “señores del agua” y así entre unas cosas y otras el plástico nos fue invadiendo. Nos lo endosaron como una comodidad y una mejora pero nadie dijo que esto sería un problema para nuestro hogar, nuestros ríos, nuestros mares, que esto terminaría con muchas especies que viven en los océanos y por consiguiente volverían a nuestro cuerpo. La mierda que viene de vuelta.

Esta semana pasada (3 al 9 de junio) se ha cumplido la iniciativa de boicot al plástico, una iniciativa llevada a cabo en nuestro país donde a través de nuestras acciones pedíamos a los supermercados y gobiernos que no queremos el uso de plásticos en nuestros alimentos ni productos de aseo.

Comprar a granel, compra sostenible

La cosa no estuvo fácil porque, al menos en Sabadell no encontramos muchas tiendas de productos a granel, en algunos supermercados nos miraban un poco raro cuando pedíamos que la carne nos la pusieran en tuppers en vez del porexpan ese blanco cubierto de film transparente, encontrar champú y gel sólido fue toda una odisea.
Normalmente lo compramos online pero esta vez queríamos comprarlo en una tienda física, recorrimos un montón de tiendas y al final tuvimos que ir a Barcelona, pero lo logramos, y aprovechamos la semana de boicot al plástico para renunciar a los pañales de usar y tirar y volver a los de tela que además de ser más respetuosos con el medio ambiente, lo son además con la piel de nuestro bebé. El plástico proviene del petróleo y aunque respetamos la libertad de que cada uno apueste por la comodidad de utilizar los de un solo uso, nosotros no queremos esa clase de comodidades.

Dentro de la semana del boicot al plástico, nos hemos encontrado con diversidad de opiniones, desde los que les da “palo” comprar a granel, utilizando materiales biodegradables porque creen que es algo que deberían hacer los gobiernos y no nosotros.

A estas personas me gustaría explicarles que los gobiernos tienen intereses económicos en permitir la industria del plástico entre otras cosas que perjudican, porque cuando un político está en cargos públicos hace tratos de favor a las empresas privadas y cuando dejan los cargos políticos obtienen recompensas de esas empresas privadas a las que favoreció, las llamadas puertas giratorias. Pero bueno, dejando de lado este asunto, el poder lo tiene el pueblo, las personas de a pie, el granito de arena, sumar cada acción tiene su reacción.

Boicot Al Plástico

Un supermercado tiene mucho poder por la gente que compra y consume de este, pero si la gente deja de consumir sus productos el supermercado se verá obligado a ofrecer aquello que pide el consumidor.
Así que lo importante y necesario es que todos sumemos, no los gobiernos o las grandes multinacionales, sino las personas.

Pidamos lo que queremos y dejemos de ser ninguneados por las multinacionales y los gobiernos y recordemos que muchas comodidades son catastróficas para nuestro futuro, para nuestra salud y para el ecosistema.

Si te quieres un poco, tienes que querer todo aquello que te da vida, la naturaleza te da vida.

Por otro lado, la solución también trata de hacer un consumo más responsable. ¿Cuántas cosas compramos que terminan en la basura, sean biodegradables o no?
Comprar solo aquello que necesitamos, aunque sea una comodidad sostenible para nosotros, pero que vayamos a hacer uso, porque nos hemos acostumbrado a comprar por comprar y muchas cosas acaban sin usarse, en una esquina de nuestra casa y finalmente en la basura.

¿Alguna vez te has preguntado a dónde va a parar todo aquello que tiramos?

Antiguamente reparábamos, transformábamos las cosas… ¿A quién se le rompía una lavadora y la tiraba para comprarse otra? Esto era rarísimo, pero hoy en día tengo la sensación que todo lo compramos y cuando se estropea lo tiramos. Las lavadoras, neveras, hasta los coches, con lo que valen.

¿Y dónde van a parar los electrodomésticos que tiramos?
Recordemos que ningún país, es el vertedero mundial de nuestra basura, de nuestra porquería.

Este post es una simple opinión donde quiero dejar constancia de una realidad que a muchos nos pasa desapercibida en el día a día. Pero que ahora al tener un bebé nos hace cuestionarnos muchas acciones que llevamos a cabo. ¿Con qué ejemplo queremos mostrar nuestras acciones a nuestros hijos? ¿Cómo queremos que sean nuestros hijos?

Te proponemos que el Boicot al Plástico se asiente y se convierta en tu modus operandi, no solo durante una semana, establezcamos esta acción para siempre para acabar con lo que nos está destruyendo.

No Comments

Post A Comment