MENORCA (Mahón – Cala Sant Esteve)

Día 1: Cala Sant Esteve

“Los objetivos son sueños con piernas y alas”
“The goals are dreams with legs and wings”

-Back Down South-

Me he enamorado literalmente de un lugar, ya he estado unas 9 veces y siempre me ha encantado pero esta vez me he enamorado del todo, supongo que nunca había sido tan consciente de la energía tan especial que se respira en este sitio. Es mágico, sus aguas, sus campos, sus bosques, sus habitantes, sus animales pastando…
Seguro que el hecho de haber ido esta vez con una persona muy especial lo convierte en un sitio todavía más increíble.

Ya preveíamos que iba a ser un viaje de los grandes, de los que recuerdas siempre, de los que vives tantas emociones que es difícil describir como un momento puede convertirse en pura felicidad. Si la felicidad tiene imagen os aseguro que durante esos 11 días tenía mi cara. ¡WAUUUUUU que 11 días!

El jueves acabamos las mochilas, dos mochilones de 14 y 13 kg cada una, todavía sin los sacos de dormir ni las esterillas encima colocados para poder cargar con todo ello e iniciar nuestro sendero.

Nos fuimos a dormir, yo ilusionada como una niña el día de reyes. Jo, ahora pienso en ese jueves por la noche y qué rápido ha pasado todo, por eso el momento hay que vivirlo intensamente porque es fugaz.
El viernes nos despertamos super pronto, cargamos el coche y llevé a Javi al trabajo, volví y directa a la farmacia a buscar el aután que nos faltaba para que no nos acribillaran los mosquitos, dos cantimploras y un “mandilón” una especie de pañuelo/pareo que uso como toalla de playa porque pesa poco, lo haces un boñigo y te cabe en cualquier sitio.

Las 13.00h así que a buscar a mi madre y derechitas a recoger a Javi para ir al aeropuerto.

Inicio Camí de Cavalls (Aeropuerto)

Llegamos al aeropuerto con tiempo suficiente y el vuelo retrasado, cosas de Vueling. Como de costumbre en el aeropuerto parece casi un ritual comerse una hamburguesa así que a comer!

El vuelo seguía retrasado y nuestro único entretenimiento era aventurarnos a encontrar un enchufe por la terminal y entre que lo encontrábamos y no, nos topamos con el Sr. Eduard Punset, os animo a que visites su blog, pues son muy interesantes sus escritos sobre divulgación científica:  http://www.eduardpunset.es.
¡Lo encontramos! (el enchufe en la terminal).

Un ratito más tarde ya teníamos puerta de embarque y hora de salida. ¡Nos vaaaaamos! Por primera vez en la historia de la aviación Javi y Saray se sientan juntos en el avión, es un milagro.
Revisteamos la Ling que ha mejorado bastante desde mis andanzas azafatiles y la Yorokobu que en mi opinión sigue siendo rarísima, demasiado indie para mi gusto.
30 min de vuelo y alehop, un primer y único salto y aparecemos en Menorca, nosotros, nuestros bártulos y nuestras sonrisas.

Bus camino a empezar Camí de Cavalls

Aterrizamos, recogemos la tienda de campaña y una de las mochilas que habíamos facturado, salimos del aeropuerto de MAH y allí mismo estaba el bus, parecía que nos estaba esperando. Si queréis más información de las líneas de autobús de Menorca y sus horarios, pincha en el siguiente enlace: http://tmsa.es/

Subimos con destino al centro de Mahón donde teníamos que buscar un supermercado para comprar algo de comida para las cenas y comidas. Lo encontramos y compramos una variedad de comida para ponernos las botas. Latas de sardinas variadas, una en escabeche, otra en aceite y otra bañadas en tomate, fuet, jamón, queso, pan de payés y dos botellas de litro y medio de agua. (Era ironía  lo de variedad de comida para ponernos las botas eh).

Comienza nuestra caminata menorquina con parada para dormir en Cala Sant Esteve.

Empezando ruta Camí de Cavalls

Empezamos a caminar y por la parte del puerto de Mahón nos encontramos a una pareja que habla raro y nos preguntan si vamos hacer cami de cavalls, entonces nos explican que justo acaban de llegar de hacer un recorrido en kayak bordeando toda Formentera y durmiendo en calas con una tienda de campaña, que la pongamos cuando oscurezca y la quitemos a primera hora de la mañana, muy simpáticos se despiden de nosotros deseándonos buena suerte. Por cierto, no hablaban raro, hablaban menorquín y de momento nos cuesta entenderles un poco. Seguimos andando, dejando el puerto atrás encontramos un Molí Fariner, reliquias que quedan en la isla. Siempre me han encantado los molinos y los faros, me recuerdan un poco a los tiempos de mis abuelos y las historias que me contaban.

Seguimos andando y el sol empieza a despedirse de nosotros, son las 21.10 y cogemos un camino que bordea una carretera, seguimos caminando y de repente cuando ya llevamos 4 km aparece un desvío con un cartel que anuncia Cala Sant Esteve… yuuuuju vamos bien, estamos siguiendo el camino correcto y por cierto, el de la foto siguiente no es Manuel Fuentes, sino Javi.

Cartel Cala Sant Esteve

El sol desaparece del todo y se asoma una luna que a falta de dos o tres días estará entera. Mientras andamos por el camino de tierra escuchamos movimiento, debe haber algún animal, no se ve nada pero el sonido cada vez está mas cerca así que decido pararme y acercarme un poco más al sonido, todo lo que se puede porque a los lados del camino hay unos muros de piedras que nos recuerdan que estamos en una de las baleares. Javi se asusta y con razón, escuchamos unos ruidos super bruscos en el árbol que tenemos a menos de 4 metros de nosotros pero tranquilos que en Menorca no hay lobos… Son ovejas… jajajajaja. Tanta incertidumbre y tanto miedo y son un rebaño de ovejas que nos dan la bienvenida a la isla.

Las mochilas pesan y estamos cansados de todo el día, pero parece que ya va quedando menos para llegar. Tras 2 km más aparecemos en Cala Sant Esteve pero… y la arena? ¿donde está la arena de la cala?
Si vais a cala Sant Esteve no busquéis la arena porque no hay, es una cala rocosa.
Buscamos un plan B, caminar hasta el siguiente punto. ¿Cuál es el siguiente punto? Punta Prima ¿7km? Vale, da igual. Nos quedamos en Cala Sant Esteve y plantamos nuestra tienda en un campo delante del mar y más a gusto imposible. Las vistas increíbles, hasta teníamos el faro delante y la media luna a un lado.  Desplegamos nuestra maravillosa tienda “2 SECONDS” de Decathlon y anda que tardamos poco en meternos dentro y comernos unos trozos de queso con pan y fuet.

¿Y ahora?, ¿Lavarnos los dientes? me empezó a dar la sensación de que íbamos a pasar unos cuantos días como guarros, eiii pero bienvenidos a la vida nómada.

Dormir en Cala Sant Esteve

Buenas noches desde Cala Sant Esteve. Os deseo las mejores buenas noches de mi vida desde la isla más bonita del mundo, en especial a mi familia. 

No Comments

Post A Comment