MENORCA (Sant Joan de Misa – Son Saura)

Día 6: Son Saura

“Gastamos dinero que no tenemos, en cosas que no necesitamos para impresionar a gente a la que no le importamos”

Will Smith

-La Llamada-

Vamos con nuestro viaje pasional por la isla de nuestros sueños. Nos encontrábamos en el 6º día matutinamente donde mi querido amor me despertó grabándome cual lirón careto observa a una morsa dormir (sí, yo soy la morsa, y si vierais el vídeo veríais como soy una morsa).
Saltamos fuera de nuestros sacos de dormir que por cierto estaban chorreando de la humedad y lo primero fue ponerlos a secar en las rocas, desayunamos oxígeno y a saltar.

Despertar en Cala Turqueta
Saltos por aquí, bailes por allá (es lo que tiene ser muy feliz, que se salta sin sentido) y una horita y media más tarde retomamos nuestras andanzas y esta vez con una clara dirección…

… UNA CASA RURAL.

Ya no podemos dormir más en tienda de campaña, no sea que nos multen, después de la información de los urbanos menorquitiles nos ha entrado miedo. No queremos pagar una multa de 800 € el m2. Así que ahora a buscar la Casa Rural pero primero unos ricos 10km por el Camí de Cala’n Turqueta para luego seguir 3 km más por Son Camaro y coger el desvío que va desde Camí de Sant Joan de Missa a Camí de Macarella. Vamos que en total unos 16km y por asfalto.

Vaquitas Menorquiles

Llegó un punto en que no podíamos más, estábamos cansados, un calor achicharrante y un haaaambre! ¿Dónde estaba nuestro descanso para reponer fuerzas?
Pues 50 metros antes de la casa donde nos íbamos a hospedar encontramos otra Casa Rural que nos decía: -Entrar a desayunar chicos, eeeentrar, coooocacola, aaaagua…! Una casa rural para pijos, de lujo.
Hotel Rural Morvedra Nou, precioso sí y nos trataban como si fuéramos el Marqués de Papafrita y la Duquesa de Patilíl, pero carísima también para dos mochileros que no olían precisamente bien así que para otra pareja de adinerados, aunque el lugar era realmente bonito y el trato exquisito.
Os dejamos el enlace de este bonito Hotel Rural para que le echéis un vistazo.
http://www.morvedranou.es

La habitación allí 155€ la noche y donde nosotros nos íbamos a hospedar 30 €.

Desayuno en Don Carín

Teníamos tanta hambre que le regalamos a nuestras barrigas dos croissants y una cocacola, ah y una clavada de las ricas, 20 euros por esa poca cosa, pero nos supo a gloria. Señores, no tengan ninguna duda, la comida y la bebida son una necesidad básica!

Después de reposar un rato y casi quedarnos dormidos con esa música tan relajante en la terraza de ese hotel rural, que por cierto he de decir que de rural más bien tenía poco, nos levantamos, pagamos y listos para andar pero lo bueno es que nos topamos con nuestro hospedaje barato pero maravilloso 2 minutos más tarde.

Llegamos y ahí, 50 metros más adelante de nuestro desayuno estaba la preciosa casa de campo esperándonos para acogernos, pero parecía ser que a quienes nos tocaba esperar era a nosotros. Jose Luis no estaba y nos aposentamos en el porche de la casa a esperar que viniera y comunicarle que no teníamos reserva hasta mañana pero que tampoco teníamos donde dormir y que si no tenía habitación disponible pues que nos hiciera un hueco en el jardín para plantar nuestra tienda.

1 hora más tarde apareció un sonriente y generoso Sr. Jose Luis que nos abrió su casa, nos ofreció una habitación rústica y preciosa, con una cama inmensa que disfrutamos como si jamás hubiéramos dormido en una, pero eso sería luego más tarde.

Una vez instalados en la habitación nos aconsejó alquilar una motillo de 125 cc para poder movernos por la isla con libertad y comodidad.

Motorizados por Menorca

Nos recomendó una empresa fantástica y súper barata que incluso el último día nos venían a buscar las maletas a la casa rural y nos las llevaban al aeropuerto, mientras que nosotros íbamos al aeropuerto y dejábamos la moto allí a cambio de recoger nuestro equipaje.

http://www.rideonmotorent.com

Ya teníamos la moto, ahora nos tocaba ir a un súper para hacer un poquito de compra, después a casita a colocar la comida en la nevera y tardando para la playa de Son Saura.

Camino a Son Saura

Las aguas de Son Saura iban a ser las privilegiadas de acogernos en un bañito fresco de tarde. El camino a Son Saura era parte del que habíamos hecho esa misma mañana, la diferencia era el medio de transporte, que lujo dejar descansar las piernas sobre un vehículo motorizado.

Toda la vida me la he pasado criticando a quienes hacen uso del coche o moto para todo, pues está muy bien, no lo volveré a criticar más. Aunque confieso que me encanta andar, el trekking, senderismo o excursionismo porque el contacto con la naturaleza es vital y me apasiona, y reconociendo que me gusta mucho también reconozco que no con 13 kg a las espaldas.

En Son Saura

En Son Saura 2

Las playas de Son Saura (Sur de Ciutadella) son conocidas por su facilidad de acceso y su amplitud. En realidad son dos playas, Playa de Banyuls y Bellavista, aunque casi todo el mundo se refiere al conjunto de las dos playas como Son Saura.

Unas cuantas fotos, dos o tres bañitos y unas untadas alguiles que dicen que son buenísimas para la piel.
Recogimos bártulos, esta vez solo era la toalla y el casco y nos marchamos directos a casa a cenar y dormir. Hoy no habíamos comido nada después del desayuno de marqueses franceses y ahora ya la barriga nos hacía ese ruido de “grugru” que te avisa cuando tienes hambre, es como la alarma de notificación del movil que te avisa pues este ruido hacía la misma función, o que tienes hambre o que te estas cagando y corras al váter. En este caso a nosotros nos hacía el ruido recordatorio porque estábamos moribundos de hambre.

Saliendo de Son Saura

Saliendo de Son Saura 2

Al llegar a la casa lo primero que hicimos fue prepararnos la cena, un poquito de pasta con tomate y carne picada, típico menú de vacaciones para la mayoría de personas pero no para nosotros que nuestro plato típico eran sardinas en conserva. Una vez lo preparamos, nos sentamos en el porche que todavía era de día y a zampar como bestias.

Cena en la casa

Después de cenar nos íbamos a duchar.
Ducha: Un acto maravilloso que te hace sentir fabulosamente bien y más todavía si llevas 5 o 6 días sin ducharte, lleno de sal del mar que por mucho yodo que contenga, la sensación es asquerosa y llenos de arena. Lo mejorcito que se nos podía pegar era una garrapata tal y como íbamos de caquilla. Y ahora después de la suculenta cena y bien llenos de amor, nos despedimos de este día tan light.

Algún día así también se agradece. Don compi de viaje vidíl no sale en la foto de despedida, ya os podéis imaginar que o estaba zampando algo más o estaba dándole la bienvenida al baño… con una ducha, no seáis mal pensados.

A descansar

Buenas Noches, mañana estamos de vuelta con más experiencias viajeras por Menorca: Cala’n Bosch, Cala Blanca y Faro de Artrutx.

¡A por el 7º día!

No Comments

Post A Comment