Panglao, embarcando en TAGBILARAN

Últimas horas en Panglao y embarcamos en Tagbilaran rumbo Siquijor

“No era una planta que brotaba únicamente en los centros académicos, era una flor salvaje que nacía en el bosque por sí sola, sin requerir ayuda ajena”

Dale Carnegie

-Funeral Beds-

 

Panglao te invita a despertar en paz, es tan virgen que se muestra a aclararte las ideas y a conectarte contigo mismo. Nos levantábamos en el hotel tranquilamente y lo primero que hacemos es pegarnos un baño en la piscina. El hotel Isla Divina Inn es tranquilo, silencioso y la piscina está tan vacía, se oyen los pájaros y unos “uuuuuuh uuuuuh” que no sabemos de qué animal proceden pero es muy agradable bañarse a primera hora de la mañana.
Por toda la isla se oye gallos, es una auténtica isla, con múltiples personas caminando por sus caminos de tierra sin asfaltar, cangrejos que cruzan a toda velocidad, niños semidesnudos que juegan haciendo acrobacias sobre la tierra ablandada por el agua que ha caído de alguna tormenta.
Nos paseamos con la moto, en realidad sin un destino concreto, seguimos los caminos hasta llegar a la carretera principal que pasa por el pueblo donde paramos a desayunar.

Desayunando en Panglao

Otro puesto callejero para no perder la costumbre, este también dispone de mesas en la parte trasera, como una trastienda vieja pero llena de historia. Desayunamos arroz, una especie de morro frito, rollitos de primavera, unas pelotitas de cerdo y muslo de pollo.

Nativos en moto

Seguimos por carretera y observamos una indicación hacia Tabuan Beach que es la primera playa que encontramos señalizada en las indicaciones verdes que hay por la isla, aunque hay que estar atento porque sinó es fácil perdérselas debido a la maleza que ha crecido alrededor de ellos o carteles que están desviados y no se leen desde la carretera.

Llegamos a la escondida playa de Tabuan y nos quedamos poco menos de media hora, la arena estaba cubierta de cristales de muchas botellas que habrán tirado algunos turistas que como muchas veces ocurre veranean haciendo poco uso del respeto. Nos bañamos, y aun y con los cristales, nos divertimos mucho, había unos cuantos pescadores a lo lejos con redes haciendo malabarismos, aunque estoy segura que lo que para mí eran malabarismos para ellos era una técnica antigua de pesca.

Tabuan Beach

De allí nos marchamos sobre una apuesta segura, Momo Beach, playa donde embarcamos para ir a Balicasag, de la que nos hemos enamorado y donde hemos conocido a una persona muy especial, Ritchie, un amigo al que siempre llevaremos con nosotros, estemos donde estemos.

Llegamos y justo nos cruzamos con Ritchie que está a punto de irse de nuevo a Balicasag para danzar bajo el mar con las bailarinas del océano.

Momo Beach

Pero antes de marcharse nos invita a entrar en el hotel Escapada Seaside Hotel y tomarnos algo que nos sirve la pareja de Ritchie, ella es encantadora y dulce. Nos sentamos mientras miramos como el agua choca contra la arena blanca, bebiendo una cerveza y un zumo de piña. Nos bañamos con una relajación total esperando que nunca termine ese día.

Escapada Seaside Hotel

Momo Beach 2

Nos ronda por la cabeza seguir hallando lugares perfectos para parar los relojes, tirar los móviles y únicamente ser nosotros mismos, así que cogimos la moto y seguimos por la única carretera que bordea la isla. Llegamos a Panglao Beach sin seguir ninguna indicación y sin saber cómo se llama la playa. Es preciosa y tranquila justo lo que estábamos buscando. Comienza a desdibujarse el cielo convirtiéndose en millones de colores, desde el salmón, pasando por el naranja, el rojo y llegando al violeta.

Panglao Beach

Nos bañamos, pero para eso nos tenemos que adentrar 100 metros para que nos llegue a la rodilla. Y entre saltos y bailes nos despedimos del sol en un profundo atardecer que podría haberse quedado allí para siempre.

Panglao Beach 2

Hambrientos hemos ido al hotel a embadurnarnos en pelusa de toalla tras una ducha y a cenar al pueblo algo diferente que no sea arroz, carne o pescado. Un restaurante italiano nos acoge preparándonos unos platos de pasta con bastante buena pinta y de postre fruta aunque esta vez un poco más calórica, un banana split con 3 bolas de helado y crema de leche por encima.

Cenando en el italiano

Cenando en el italiano 2

Un día más en la isla de la perla verde, las últimas horas que nos depararían momentos muy bonitos comiendo plátanos que habíamos vuelto a comprar, bañándonos en la piscina a primera hora pero por última vez en este viaje a Panglao.
Nos despedimos de nuestros vecinos mientras íbamos recogiendo todas nuestras cosas, las pocas que llevamos.
Cogemos nuestros bártulos pesados y nos subimos a la moto que nos ha acompañado en nuestra aventura poniéndonos en marcha hacia la capital, Tagbilaran (30 minutos desde nuestro hotel de Panglao).
Hacia Tagbilaran

Primero teníamos que dejar la moto en Palma St. y después caminar un par de calles hasta el puerto (concretamente 10 minutos).

Palma Street Tagbilaran

Para coger nuestro barco a las 10.30h  hacia Siquijor, pero solo son las 8.30h así que dando un paseo nos alejamos del puerto hasta que encontramos un precioso rincón donde alimentar nuestros estómagos y deleitar nuestros ojos oscuros y grandes. Y para bendición de nuestros bolsillos almorzamos por 106PHP los dos. Vistas al mar y un montón de cosas muy buenas de comer mientras nos sonríen y nos tratan con un amor increíble.

Desayunando en Tagbilaran

–noodles
-arroz
-pollo rebozado
-morro frito
-sopa de verduras
-sopa con pies de cerdo
-2 cocacolas
-mucha simpatía

Vistas desde el bar al mar de Tagbilaran

A las 9.15h ya hemos terminado de almorzar y vamos de camino al puerto, comienza a llenarse y mientras hacemos cola para sacar los billetes conocemos a un par de amigos que han llegado de Cebú, sitio donde han estado buceando con el tiburón ballena, allí es bastante típico hacer esto. Ahora se vienen a Siquijor en el mismo barco que nosotros.
Y así es como después de 4 días perfectos para mí, dejamos Panglao y Bohol a un lado para descubrir un nuevo lugar más pequeño que el que abandonamos pero muy mágico.

Puerto en Tagbilaran

 

PRESUPUESTO DE PANGLAO (FILIPINAS)

Presupuesto Panglao

No Comments

Post A Comment