Turismo con Animales

TURISMO con ANIMALES

Turismo con animales

“No me importa si un animal es capaz de razonar. Sólo sé que es capaz de sufrir, y por ello lo considero mi prójimo”

-Catch and release-

A menudo cuando vamos a viajar a algún país diferente al nuestro, deseamos ver su hábitat, sus animales, sus costumbres… pero muchas veces caemos en el error inconsciente, en la mayoría de ocasiones, de faltar al respeto a otros seres vivos. Y recordemos que todos merecen el mismo respeto.

Incluso a veces, conscientemente la ilusión nos puede y nos creemos las milongas que nos cuentan en los sitios donde turísticamente se explota a los animales y es que desde ya hace algunos años el turismo con animales viene extendiéndose sobre todo por parte del turista occidental.

Corfu Donkey Rescue Sanctuary

No solo son los espacios donde podemos interactuar con animales salvajes, que si no fuese por su estado en cautividad, no sería posible la interacción, ni tan siquiera el avistamiento, sino los espacios socialmente y legalmente aceptados como los Zoo’s.
Ya desde muy pequeña no entendía muy bien la utilidad del zoo y nunca me gustó ver a los animales encerrados en jaulas, entre barrotes o cercados. Esos mismos animales que me encantaba ver en los documentales desde el sillón con mis abuelos, mientras mi abuelo me explicaba características de ese precioso animal en estado salvaje.

Luego llegabas al zoo y los veías ahí, tristes y deprimidos, sin cazar, sin apenas moverse o con agresividad abismal por estar encerrados las 24 horas del día, disponibles para el turismo con animales.

En el diccionario, la definición de Zoo aparece como instalaciones con el objetivo de la conservación, investigación y educación. Pero bien lejos de la realidad me parece a mí que se encuentra el término educación ligado a un zoo.
¿Qué pretende enseñar? ¿Que los animales sirven como atracción turística? ¿Que gracias a su exhibición en estos establecimientos, las personas pueden ganar dinero?
¿Y qué les enseñamos a los niños mediante un zoo?

Que los animales nos pertenecen, son nuestros, los podemos cazar y mantenerlos en cautiverio, que no merecen ningún respeto. Que los podemos separar de sus familias, podemos decidir cuándo comerán, qué comerán e incluso si comerán o no. 
Los encerramos y les obligamos a vivir como nosotros queremos.
Y después de mostrarles todo eso a nuestros hijos mediante las acciones, les decimos que el ser más civilizado es el humano.
Pero sobre todo les enseñamos que a través de los animales las personas se pueden enriquecer. 
Yo no creo que a Copito de Nieve le gustase estar tras una vitrina paseándose por el mismo perímetro día tras día, ni creo que las orcas de Seaworld sean felices en unas piscinas de cemento repitiendo cada día los mismos entrenamientos, ni creo que los pájaros de mi vecino sean felices en una jaula por la satisfacción de oírlos cantar su propietario.

A veces la explotación de animales está más cerca de lo que nosotros creemos y no solo hace falta irnos a Tailandia a ver los elefantes o los tigres en cautividad o los monos y los murciélagos en los mercados negros de países asiáticos. Los zoo’s y los circos donde hacen servir a los animales son otra clase de explotación de nuestro propio país.

Pero no todo el turismo relacionado con animales es cruel, insensible y falto de respeto, sino que existen variedad de viajes donde el centro de entretenimiento es el avistamiento de animales en su estado salvaje.

avistamiento de delfines Maui

avistamiento de delfines hawaii

Los safaris y avistamientos de ballenas o delfines es otra forma de hacer turismo con animales sin necesidad de dañarlos, al contrario, supone un incentivo económico para la conservación y protección de estas especies.
Estas prácticas han ayudado a disminuir la caza de ballenas ya que se recauda más beneficio económico a través del turismo para el avistamiento que de lo recaudado a través de la caza.

Ballenas en Hawaii

A veces hay centros de rescate donde  ayudan a los animales rescatándolos del sufrimiento o cautiverio, si es posible los cuidan y reinsertan en la fauna salvaje a la que pertenecían, otras veces los animales han pasado tanto tiempo en cautividad, que no consiguen aprender a cazar, o a desarrollar los instintos necesarios para vivir en libertad y es cuando el centro de rescate se hace cargo de la vida de ese animal sin reinsertar. Normalmente estos centros permiten la visita de turistas de manera controlada y siempre acompañados de un guía que explica, enseña  y fomenta valores de amor hacia estos seres vivos.

Canadá Jasper National Park

Bohol Tarsier

Pero que no te den gato por liebre, o lo que es lo mismo, no te dejes engañar, también hay centros donde te venden la moto y por ejemplo, te dicen que allí los delfines han sido rescatados de los temidos tiburones,  y por un precio “asequible” te permiten bañarte 15 minutos con estos preciosos animales, aunque cueste creer que les están haciendo un favor, no es así.
Por eso asegúrate muy bien del lugar que vas a visitar y las condiciones de los animales en él, de nuestro dinero depende que muchos sitios se sigan lucrando a través de hacer daño a estos seres vivos.

Desde la Fundación FAADA  han construido toda una plataforma donde puedes asesorarte maravillosamente bien, donde además atienden denuncias de casos de explotación de animales expuestos al turismo y donde puedes encontrar todas las herramientas necesarias si deseas viajar y avistar animales desde el respeto y el amor.
Os dejamos la web para que podáis echar un vistazo.

http://turismo-responsable.com/

Ahora más que nunca me siento con una profunda sensación de empatizar con otros seres vivos, seguramente será maternidad que me lleva a sentir que mi hijo no es ningún elemento de explotación por parte de nada, ni nadie. Él tiene derecho a vivir, a ser feliz y a ser respetado. Me pongo en el lugar de todas las mamás, mamíferas o no que tienen crías y tienen que sufrir como otros seres vivos, los seres humanos, considerados superiores por su capacidad de razonar, maltratan y roban a sus pequeñas/os para lucrarse económicamente. Que sucio y rastrero me parece hacer algo así.
Como familia, estamos completamente en contra del turismo poco responsable que beneficia a quién se lucra con la explotación de otro ser vivo y así queremos educar y enseñar a nuestros hijos, todos somos hijos de la madre tierra y todos tenemos un lugar en este planeta.

Maui Ocean Center

Como ya he dicho antes, opino que los animales merecen el mismo respeto que todos los seres vivos que vivimos en el planeta.
Que los animales no sirvan de explotación comercial, respeta como quieres ser respetado.

No Comments

Post A Comment